Helsinki

Hoy hemos madrugado con la intención de ver Helsinki antes de nuestro vuelo a Rovaniemi. Para ir del aeropuerto al centro de la ciudad hemos cogido el bus de Finnair, que con una frecuencia de 20 minutos sale del aeropuerto hasta la estación central de trenes. Día feo para visitar la ciudad ya que ha estado lloviendo durante prácticamente todo el día. Helsinki tiene actualmente unos 600.000 habitantes y fue fundada en 1550 por el rey de Suecia Gustavo Vasa en la desembocadura del río Vantaa como punto estratégico para compertir con Tallin, capital de Estonia, por el comercio del mar Báltico. En 1748 Suecia decidió construir la fortaleza de Suomenlinna ante la costa de Helsinki para defenderse de la creciente amenaza rusa y como consecuencia de la guerra que tuvo lugar entre Suecia y Rusia en 1809, Finlandia fue anexionada al imperio ruso como gran ducado autónomo. En 1812, Helsinki fue nombrada capital y en 1917, Finlandia se independizó y Helsinki fue nombrada capital de la joven república.

Lo primero que hemos visto es la estación de trenes de Rautatientori, que es donde nos deja el bus, un edificio curioso cuanto menos. Dado el poco tiempo que teníamos, nuestra intención era la de ver lo que más nos había llamado la atención de las guías que habíamos visto. Así que fuimos directamente a la zona del mercado del puerto, Kauppatori, un mercado lleno de puestos de comida, objetos de artesanía y recuerdos y en los que se puede tomar café caliente en unas carpas climatizadas. Cerca de esta zona (por eso queríamos venir aquí) se pueden ver varias de las atracciones principales del centro histórico de la ciudad. Además del mercado, tenemos la Catedral Ortodoxa Upenski y la Catedral Luterana Tuomiokirkko. Esta última se encuentra en la Plaza del Senado, enorme por cierto, y es la Catedral de Helsinki con unas paredes blancas relucientes y con las cúpulas de color verde claro. Una vez dentro, lo que más nos llamó la atención es la sencillez en su decoración, sobre todo si las comparamos con las iglesias cristianas. La otra catedral que hemos comentado y que hemos ido a visitar es la de Upenski, una catedral de ladrillo rojo y cúpulas doradas que es la iglesia ortodoxa más grande de Europa occidental.

Estación Central de Ferrocarril Catedral y Plaza del Senado Catedral de Uspenski

Los dos últimos lugares que visitamos fueron el Mercado Viejo y la Havis Amanda. El Mercado Viejo abrió en 2014 después de ser reformado y tiene una historia de más de 120 años. En el mercado encontramos muchos puestos de productos locales y la verdad que nos gustó mucho. Por otro lado, la Havis Amanda es una fuente de bronce instalada en la Plaza del Mercado con una joven surgiendo del Mar Báltico, simbolizando la ciudad de Helsinki y su nacimiento.

Desde el Mercado María

Una vez terminada nuestra visita cultural y dado que no paraba de llover, nos metimos en un Centro Comercial para almozar y visitar algunas tiendas y nos volvimos al aeropuerto para el vuelo a Rovaniemi. Ha salido a las 20.30 y ha tardado poco más de 1 hora. Rovaniemi nos ha recibido con las calles llenas de nieve. Para ir desde el aeropuerto hasta el centro hemos pillado un AirportBus (una especie de bus que realiza el recorrido en ambas direcciones en función de los vuelos que hay). Nuestro hotel para los 3 días que vamos a estar aquí es el Scandic Hotel Rovaniemi. Entre unas cosas y otras se nos había hecho bastante tarde y hemos tenido que cenar en el bar del hotel unos frutos secos y poco más. Mañana nos toca visitar a Santa Claus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *