Un año más

Esta semana que hoy termina ha sido la de mi 37 cumpleaños (el pasado miércoles) y la verdad que he tenido unos días intensos de celebraciones desde ese mismo día. El miércoles almorcé con María al salir los dos del trabajo, fue el momento en el que soplé las velas de la “nueva” edad, 37 años. Almorzamos en “Casa Asturias” y pasamos toda la tarde juntos. La tradicional merienda que hacemos en casa de mis padres se hizo el jueves, dado que Caty y Valentín estaban pasando unos días en el sur por sus vacaciones. Nos reunimos el jueves por la tarde con mis tíos, mis primas, también vino Pepe y pasamos una tarde muy divertida, como siempre.

image image_1 CIMG0683

El viernes tocaba la celebración con los amigos y compañeros del trabajo. Llegamos a almorzar un poco tarde al Segundo Muelle y allí estuvimos hasta casi las 7 de la tarde, momento en el que prácticamente nos invitaron a salir 🙂 Seguimos con la fiesta por el Muelle Deportivo y terminamos cenando en el Pier 19. Por el camino fuimos perdiendo unidades del grupo que empezamos a almorzar, Julián que tenía que coger un vuelo, Ainara que tenía que recoger a Arantxa… . A la cena incluso se acercó María a saludar, pero solo estuvo un ratito. Y después de la cena, la penúltima en la Tao y para casa. Agradecer a todos la tarde que me hicieron pasar, me lo pasé muy bien.

image_2 image_7 image_4

image_3 image_5

El sábado me levanté bastante cansado, pero pronto nos pusimos en marcha otra vez, ya que teníamos un asadero en casa de mi tía Carmela (la que cumple el mismo día que yo). Allí estuvimos prácticamente todos los que habíamos estado en la merienda de casa de mis padres, con alguna ausencia como la de mi tío Antonio (que trabajaba) y alguna incorporación como la de mi tía Pino, Sara y Héctor. A media tarde nos fuimos a descansar porque por la noche habíamos quedado a cenar con Caty, Valentín y Pepe en El Equilibrista. En este sitio habíamos cenado hace unos meses con Julia y Josema y nos había gustado mucho. También mi hermana me había comentado que le habían recomendado este sitio y pensé que era una buena opción para una cena de cumpleaños entre amigos. Al final salimos un poco desencantados, no nos llenó tanto como la primera vez. Habrá que ver si la tercera ocasión decanta la balanza. Y para finalizar la noche, unos cocktails en el Lips (me encanta este sitio) y para casa.

 image_6 image_9 image_10

Hoy ya he llegado con la luz de reserva encendida, pero todavía me quedaba un almuerzo pendiente con Gabi, Jose Domingo y Pepe. Dado que todos somos de la zona sureste y que Gabi entraba a trabajar a las 5, fuimos al Casa Brito de San Roque, me encanta la carne en este sitio. Fue un gran almuerzo, con muchas propuestas sobre la mesa para el año que viene, a ver como se van dando los próximos meses. Ellos se van en unas semanas a Nueva Zelanda, muchas ganas que tienen y seguro que lo pasan muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *