Pino Becerra

Corría el verano del año 1999 cuando decidí apuntarme a la Escuela de Triatlón de la Ciudad Deportiva de Gran Canaria. Recuerdo el primer día como si fuera hoy. Llegué 15 minutos antes, primeros de Agosto y primera hora de la mañana. Mi bolso lleno de cosas porque no sabía lo que haríamos ese día (nadar, correr, bici) y allí apareció Pino. Nos presentamos y bajamos un largo camino de escaleras hasta la piscina (hoy tocaba nadar). Durante ese camino me preguntaba cosas, pero no parábamos de caminar… qué actividad y qué energía que transmitía. El siguiente recuerdo que tengo es el de estar la mayor parte de la hora y media de entrenamiento agarrado a las boyas que delimitaban las calles, no podía con mi alma. Fue el primer recuerdo de Pino y el inicio de una relación que terminaría en una amistad, una amistad fuerte, duradera, leal. Una amistad que tiene muchos momentos, viajes, competiciones, entrenamientos, almuerzos, cenas, marchas y un largo etcétera. Una amistad mucho más allá de la relación entrenador-atleta, una persona que siempre estuvo ahí para ayudarme a progresar, que siempre estuvo cuando la necesité, que siempre me escuchó y que siempre formará parte de mi vida.

Parte del club Anémona en 2002 Triatlón de Salinetas

Pino Becerra ya no está, el destino ha querido llevársela en uno de esos viajes que cada cierto tiempo hacía, buscando nuevos retos, buscando nuevas experiencias. Recuerdo nuestras despedidas la noche anterior de muchos de sus viajes, a Finlandia, o a Canadá…, esta vez fue en Islandia… y como reza el Obituario que su hermano Antonio escribió en prensa, se ha ido de una manera extraña… .

Triste noticia

El pasado día 29 nos reunimos en La Puntilla muchos de sus amigos y “discípulos” para realizar una caminata por la playa en su homenaje. Muchos recuerdos de esa playa que tanto significaba para ella. Hasta siempre Pino.

Pino Becerra DespedidaPinoLasCanteras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *