Fin de semana en Madrid

Este fin de semana largo que hoy termina lo hemos pasado en Madrid, ciudad que nos trae muchos recuerdos y en la que intentamos pasar unos días todos los años. Habíamos preparado el viaje a mitad de Septiembre y nos íbamos a quedar en un hotel en la C/ Serrano. El hotel, de la cadena Petit Palace, nos lo había recomendado mi hermana, y ha sido todo un acierto, el Petit Palace Embassy.

Habitación del Petit Palace Embassy

La coincidencia hizo que Nano, el padre de María, y Mayte también fueran a pasar el fin de semana a Madrid, por lo que tendríamos un par de ocasiones para verlos y estar con ellos. El jueves apenas tuvimos tiempo de llegar y dormir y el viernes nos levantamos temprano para aprovechar. Desayunamos en “Le Pain Quotidien“, fantástico sitio que hemos descubierto en este viaje y que se convirtió en nuestro lugar de desayuno de todo el fin de semana.

A mediodía quedamos para almorzar con Nano y Mayte, en el O Cacho do Jose, sitio que ya conocíamos de visitas anteriores y que está en la Plaza de Santa Ana. Después del almuerzo nos fuimos a descansar al hotel para por la noche ir a ver El Rey León, que Nano nos había invitado a ir con ellos. Gracias, lo pasamos muy bien y nos gustó mucho. El inicio, simplemente espectacular. Salimos tarde del espectáculo y encontramos un sitio muy acogedor y tranquilo para tomarnos una copa entre las calles Fuencarral y Hortaleza.

El Rey León En el teatro

El sábado y el domingo y aprovechando el buen tiempo, nos dedicamos a pasear mucho, mucho y mucho. El sábado por la noche volvimos a cenar con Nano y Mayte y visitamos un sitio para Gin Tonics recomendado en la Guía del Ocio… fracaso absoluto, no nos gustó nada. El sitio en cuestión es el Mercado de la Reina & Gin Club del inventor (Roberto Izquierdo) del Mojigin y del novedoso TinTonic. Intenté probarlo, pero no les quedaba granizado natural de limón, por lo que mi gozo en un pozo.

Finde en Madrid 2013

El domingo desayunamos pronto y almorzamos por la zona de la Plaza de Ópera. Para el café nos fuimos a visitar a Blanca, la tía de María, con la que pasamos un par de horas justo antes de irnos para el aeropuerto. El vuelo tranquilo y aquí nos esperaba mi hermana Caty para dejarnos en casa. Ha sido un muy buen fin de semana, lo hemos pasado muy bien y hemos desconectado un poco, justo lo que nos hacía falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *